Despersonalización y Dataismo en la era digital: Reflexiones críticas sobre su impacto en la identidad y la percepción del mundo

La despersonalización y el dataismo son dos conceptos que están estrechamente relacionados con la era digital en la que vivimos actualmente. La despersonalización se refiere a la pérdida de identidad y la alienación que siente un individuo al interactuar con tecnologías digitales; al decir de Bauman, la despersonalización es un fenómeno característico de la modernidad líquida, una etapa histórica en la que las estructuras sociales y culturales son cada vez más fluidas y cambiantes. En este contexto, las personas se ven obligadas a adaptarse constantemente a nuevas situaciones y a adoptar roles y identidades múltiples y cambiantes, lo que puede generar una sensación de desorientación y falta de sentido. 

Además, Bauman sostiene que la despersonalización también es alimentada por la creciente presencia de la tecnología en nuestras vidas, lo que puede hacernos sentir cada vez más desconectados de nuestro entorno y de los demás seres humanos. En este sentido, la tecnología puede ser vista como una herramienta que nos permite estar conectados con el mundo, pero también como una fuerza que nos aleja de la experiencia humana directa;  mientras que el dataismo es una filosofía que afirma que todo lo que existe puede ser reducido a datos y que la información es la clave para comprender el mundo. Aunque ambos conceptos tienen ventajas y desventajas, es importante reflexionar sobre cómo estos afectan nuestra percepción del mundo y nuestra propia identidad. 

En primer lugar, es importante destacar que la despersonalización puede tener un impacto negativo en la salud mental de las personas. De acuerdo con Sherry Turkle, profesora del MIT y autora de varios libros sobre el impacto de la tecnología en la sociedad, la despersonalización puede generar sentimientos de soledad, ansiedad y depresión. En su libro «Reclaiming Conversation», Turkle argumenta que las tecnologías digitales están disminuyendo la capacidad de las personas para comunicarse efectivamente cara a cara y para desarrollar relaciones significativas. 

Por otro lado, el dataismo ha sido criticado por reducir la realidad a meras estadísticas. En su libro «The Age of Surveillance Capitalism», la autora Shoshana Zuboff argumenta que las empresas de tecnología han adoptado el dataismo como una forma de obtener beneficios económicos, explotando la información personal de los usuarios. Esta filosofía ha sido descrita como una forma de «capitalismo de vigilancia», en la que las empresas utilizan los datos personales de los usuarios para crear perfiles detallados y vender publicidad personalizada. 

A pesar de las críticas, el dataismo también tiene defensores. Yuval Noah Harari, autor de «Sapiens» y «Homo Deus», argumenta que el dataismo es la única forma de entender la complejidad del mundo moderno. Según Harari, los datos son la clave para resolver problemas globales como el cambio climático, la pobreza y las enfermedades. 

Sin embargo, el dataismo también puede tener consecuencias impredecibles. Cathy O’Neil, autora de «Weapons of Math Destruction», argumenta que la dependencia excesiva de los datos puede llevar a decisiones erróneas y discriminación, especialmente cuando se utilizan algoritmos que no son transparentes y están sesgados. Además, los datos también pueden ser manipulados y malinterpretados, lo que puede llevar a una comprensión errónea del mundo. 

En una sociedad globalizada, tanto la despersonalización como el dataismo son fenómenos que deben ser entendidos y analizados con cuidado. Aunque la tecnología digital ofrece muchas ventajas, también es importante considerar sus desventajas y reflexionar sobre cómo afectan nuestra percepción del mundo y nuestra propia identidad. Como dijo Marshall McLuhan, «el medio es el mensaje», y es importante comprender cómo los medios digitales influyen en nuestra vida cotidiana y en nuestra forma de ver el mundo. 

El reto desde el quehacer educativo y formativo es aprehender críticamente las implicaciones de la despersonalización, la pérdida de comunicación interpersonal  y la misma defensa de la filosofía del dataismo como la única forma de comprender el mundo moderno. En última instancia, es importante continuar reflexionando sobre estos temas para encontrar un equilibrio adecuado entre el uso de la tecnología digital y nuestra identidad y bienestar como seres humanos. 

Autores:

Tito Crissien Borrero. CEO Centro de Investigación Casa del Maestro

Vanesa Rada Carranza. Investigador Fundación para la Investigación, el Desarrollo e Innovación.

Liliana Ramos. Investigador Fundación para la Investigación, el Desarrollo e Innovación.

Andrea Angulo Triana. Investigador Fundación para la Investigación, el Desarrollo e Innovación.

Jorge Bolaño Truyol. Centro de Investigación Casa del Maestro.

Erick Fruto Silva: Centro de Investigación Casa del Maestro.

Marcial Conde Hernández: Centro de Investigación Casa del Maestro

Reinaldo Rico Ballesteros. Líder Apropiación Social del Conocimiento.

Edgardo Sánchez Montero. Director Centro de Investigación Casa del Maestro

 

Vistas 938