El impacto de la neurociencia en la enseñanza de la lectoescritura

La lectoescritura en la educación es una de las competencias fundamentales en la formación actual, pues desempeña un papel crucial en el desarrollo integral de los estudiantes. A través de la capacidad de leer y escribir, las personas no solo adquieren conocimientos y se comunican de manera efectiva, sino que también expanden sus horizontes intelectuales y ejercitan su pensamiento crítico.

La lectura es una habilidad esencial que les permite a los estudiantes acceder a una amplia gama de información, comprender conceptos complejos y adentrarse en diversos mundos y culturas. Al fomentar el hábito lector desde edades tempranas, se siembra la semilla del aprendizaje continuo y la curiosidad intelectual, tan necesarias para enfrentar los desafíos del mundo actual.

Por otro lado, la escritura es una herramienta poderosa que permite a los estudiantes expresar sus ideas, emociones y puntos de vista de manera clara y coherente. Además, les brinda la oportunidad de organizar sus pensamientos, desarrollar su creatividad y fortalecer su capacidad de análisis y síntesis. Al dominar la expresión escrita, los estudiantes adquieren una valiosa destreza para comunicarse eficazmente en diversos ámbitos académicos y profesionales.

Más allá de las habilidades específicas de lectura y escritura, la lectoescritura fomenta el pensamiento crítico y la reflexión profunda. Al analizar textos, los estudiantes aprenden a cuestionar, interpretar y formular sus propias opiniones fundamentadas. Asimismo, al redactar sus propios escritos, desarrollan la capacidad de estructurar argumentos sólidos y respaldar sus ideas con evidencia.

 

Nelys Martinez Almanza – Estudiante de V semestre – Licenciatura en Educación Básica

Erick Futo Silva – Coordinador de Área Investigativa

Universidad de la Costa

Vistas 1.356