Enfoques en la evaluación educativa

«La evaluación permite reflejar y entender mejor la complejidad del proceso educativo y definir responsabilidades» (Paulo Freire, 2007)

La evaluación educativa se puede trabajar desde diversos enfoques y perspectivas. En cuanto a los enfoques se encuentra con el crítico que se centra en la evaluación de los aprendizajes, procura identificar la distinción entre metas y funciones. Esto posibilita distinguir particularidades. En el enfoque crítico se focaliza más en el contexto y en el proceso de la enseñanza y el aprendizaje.

En su contraparte, se encuentra el enfoque positivista por medio de la evaluación sumativa que generalmente es de carácter final y no de proceso. (Córdova, 2018). Esta es la concepción de algunos docentes, directivos e instituciones quienes ven la evaluación como “un acto final desprendido de las acciones propias de la enseñanza y el aprendizaje” (Celman,1998, p.4). Para ellos la evaluación no pasaría de ser una medición cuantitativa, una predicción del comportamiento a corroborar, una especie de foto finish.

Igualmente, dentro de estos dos enfoques, hay algunos que conciben la evaluación desde una visión compleja o desde una visión reduccionista. La primera consiste en construir un discurso a la vez complejo y abstracto sobre este concepto: evaluar, haciendo un recorrido por sus orígenes, trayectoria y connotaciones actuales. La segunda, opuesta a la anterior, se focaliza en el “análisis, construcción y elaboración de propuestas concretas destinadas a mostrar y ejemplificar, en el campo de las prácticas áulicas, una serie de metodologías e instrumentos” (Celman,2012, p.1). En otras palabras, cómo se materializa el concepto de evaluación por medio de metodologías e instrumentos aplicados en el proceso de enseñanza aprendizaje. Y la última, no más compleja que la anterior, consiste en intentar responder a las preguntas ¿qué?, ¿cuándo?, ¿cómo? evaluar, de manera directa y específica.

En otras palabras, las pruebas de evaluación de los aprendizajes son significativas en la medida que posibiliten conocer: “la manera y el grado de apropiación que los estudiantes han realizado de un conocimiento, que se considera importante y digno de ser conocido.” (Celman,1998, p.4). Esto involucra una curación de los contenidos por parte de los docentes, instituciones y ministerio de educación que establecen en cierta medida los elementos cognitivos, habilidades y actitudes mínimos que los estudiantes deben poseer para desenvolverse eficazmente en el mundo.

Mg. Rober de Jesús Miranda Acosta.

Vistas 1.350