Evaluación formativa en contextos de la educación superior

El estado de la discusión sobre la evaluación del aprendizaje se ha convertido, desde hace un tiempo, en un referente central del nivel de educación superior. No se puede comprender la enseñanza sin tener en cuenta la evaluación. En cualquiera de los niveles a los que uno pueda referirse, en relación con un sistema educativo, sus intenciones y actores, es importante reconocer que la evaluación constituye sólo uno de los elementos de un conjunto más amplio y articulado de acciones y prácticas.
 
Por lo anterior, se hace necesario incluir en el cuadro de análisis el contexto y el nivel en los que la evaluación tiene lugar. Dicho lo anterior, la evaluación se constituye en una ventana de observación a las prácticas pedagógicas, entendidas como el proceso de interacción donde participan profesor y estudiante en el marco del proceso de enseñanza aprendizaje logrando contribuir a su compresión y de esta forma a su transformación y desarrollo.
 
Con el claro reconocimiento que cada una de las funciones referidas a la evaluación del aprendizaje (diagnóstica, formativa y sumativa) son importantes, se presenta a continuación una reflexión y un análisis desde la función formativa, la cual genera las condiciones para el aseguramiento del aprendizaje. Es en este sentido, y en el marco de la  la evaluación formativa, es importante resaltar, la oportunidad que brinda de retroalimentación de forma continua; permitiendo que los estudiantes sean conscientes de su avance y puedan identificar, en todo momento, tres dimensiones fundamentales y relacionadas con su proceso de aprendizaje: ¿Dónde están?, ¿Qué les hace falta? y ¿Qué tienen que hacer para alcanzar los resultados de aprendizaje.?
 
Desde esta perspectiva, de la evaluación formativa se distingue la importancia que tiene la gestión del profesor en el proceso de retroalimentación en aula; configurando un escenario de confianza, que le permita al estudiante exponer sus dudas, intentar procedimientos, errar y volver a intentar, antes de ser calificado.  Considerar la función formativa de la evaluación del aprendizaje en contextos de la educación superior, propone desafíos que convocan a profesores y estudiantes para identificar el potencial que encierra la función formativa de la evaluación, en el aseguramiento del aprendizaje; siendo el desafío quizá más | importante transformar la creencia entre profesores y estudiantes que solo la calificación (número) hace exigente un proceso educativo.

Feb. 2022.
Por: Marcial Conde Hernández. Docente Investigador.

Vistas 129