¿Por qué evaluar es conocer?

Mg. Rober de Jesús Miranda Acosta

“Una escuela centrada en el individuo tendría que ser rica en la evaluación de las capacidades y de las tendencias individuales. Intentaría asociar individuos, no sólo con áreas curriculares, sino también con formas particulares de impartir esas materias.” —  Howard Gardner

Evaluar es conocer. Los interrogantes que surgen de esta premisa ¿Qué se concibe como conocer? ¿la evaluación debe evaluar el resultado o el proceso o ambos? ¿Qué ventajas y desventajas o beneficios posee evaluar el resultado? ¿Qué ventajas y desventajas o beneficios posee evaluar el proceso? Estas preguntas invitan a reflexionar aún más sobre la evaluación. Las respuestas generan muchas veces un choque entre los dos enfoques antes mencionados: el positivista y el crítico. Esto se genera porque la evaluación es un dispositivo de poder y control dentro de las instituciones y que influye directa o indirectamente en todos los actores: estudiantes, docente, directivos y padres de familia. Esta concepción se materializa en la práctica (metodología) e instrumentos que se diseñan, implementan, se evalúan y se toman decisiones sobre ellos mismo con el fin de mejorar.

Un claro ejemplo de ello son las pruebas de estado o pruebas Saber en Colombia. ¿Será que estas pruebas tienen en cuenta la diversidad de contextos, estratos económicos, estructurales de la escuela, poblacional al momento de diseñar, implementar, evaluar y tomar decisiones sobre esta? Este tipo de prueba estandarizadas buscan establecer verdades absolutas en el discurso evaluativo por medio de un resultado que si bien es cierto arroja data, esta data muchas veces no es coherente con los diversos contextos donde se realizó, evidenciando la desigualdad de las instituciones frente a ella.

Ahora bien, no se debe desacreditar totalmente este tipo de pruebas ya que si bien entregan una data determinada que sirve a ciertos intereses gubernamentales y hasta institucionales: colegios, no dan cuenta del estado real de la educación ya que solo toma un ángulo del proceso educativo donde se enmarca. Además, estas pruebas muchas veces responden a intereses internacionales de organizaciones que su razón de ser no son los fines educativos como es el caso de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

Para finalizar, los resultados de estas pruebas permiten “acreditar” tanto la trayectoria de un estudiante como de su institución en las asignaturas de Matemáticas, Lectura Crítica, Sociales, Ciencia e Inglés. Posibilita estar rankeado en los primeros puestos de un escalafón que no tuvo en cuenta toda la diversidad que existe en el proceso educativo ya que no evalúa otras competencias que también son importantes en el proceso educativo.

Mg. Rober de Jesús Miranda Acosta

Vistas 1.347