La tertulia filosófica, como estrategia pedagógica para el desarrollo de la cultura critica.

Nuestras escuelas están orientadas en lograr objetivos orientados a cumplir con DBA, estándares, evaluaciones externas e internas, pero ¿quién mide el avance del estudiante como ser exitoso, feliz, con conocimiento duradero y para la vida?

Si lográramos materializar la innovación en nuestro contexto escolar en cada asignatura, en cada plan de clase, lograríamos transformar estudiantes y con esto sujetos que hacen parte de un colectivo y estaríamos transformando sociedad.

Al respecto, expone Berteley (2010). La innovación educativa conlleva la capacidad de crear y promover nuevas opciones pedagógicas que impacten positivamente en el proceso de aprendizaje de los alumnos, lo que a su vez hace necesaria la constante actualización en los maestros. La innovación educativa es hoy una necesidad.

En otras palabras, la innovación educativa, es entendida como un proceso para la toma de decisiones en forma sistémica, planeada, intencional, metódica, dirigida a favorecer cambios positivos en los procesos, planes, servicios, recursos y estrategias, que requiere de ciertas fases para su asimilación e instrumentación.

En los actuales momentos en que los jóvenes se están enfrentados cada vez más a un gran mundo de información, la cual no sólo proviene de los procesos de interacción con los otros, ni de la escuela, sino de los encuentros con las Nuevas Tecnologías de Información y de la Comunicación, por eso se hace necesario brindar habilidades que faciliten el recorrido por las nuevas formas de conocer, ser, actuar, sentir y pensar de los alumnos, lo cual implica el fortalecimiento de la competencia comunicativa, cognitiva y textual.

La construcción de significados, ya sea en forma oral, nos exige complejos procesos mentales; quien interpreta un texto ha de organizar su pensamiento, quien lee relaciona sus saberes con los que propone el autor. Aunque estas exigencias son mayores cuando se trata de textos filosóficos guiados por una metodología dialógica, no se puedes desconocer que también se dan en el habla y en la escucha, sobre todo si ellas son reflexivas y críticas. Por ello se hace evidente la necesidad de valorar, recapacitar y analizar en torno a nuestra práctica pedagógica en el área de filosofía que, como es sabido por todos se constituye en parte fundamental de todo el proceso educativo. Hablar de filosofía es hablar del hombre mismo. Por lo que, esta transformación de pensamiento en los estudiantes generaría un impacto en la sociedad en general; pero también  fortalecerá al estudiante en sus competencias de lectura crítica por medio de tertulias dialógicas que inicia desde textos filosóficos y luego los proyectará a todas las asignaturas, logrando que a través de una metodología dinámica como es el diálogo de las tertulias de obras filosóficas, el estudiante construya el hábito de la lectura; y al fortalecer al individuo en lo académico se está fortaleciendo al hombre como parte de un colectivo, que es parte activa de una sociedad. Como diría Aristóteles somos animales sociales por naturaleza, hacemos parte de un colectivo. En lo Institucional, al fortalecer el desarrollo de las competencias de lectura crítica en los estudiantes creara una secuencia que permitirá que los estudiantes no solo se enfrenten a unas pruebas, sino al mundo de la vida.
 
REALIZADO POR:

MARTA CECILIA AGÁMEZ DAVILA:  Estudiante En Especialización, Estudios pedagógicos. Corporación Universidad de la Costa.

JULISSA AMÉRICA BARRAZA VILLAFAÑE: Estudiante En Especialización, Estudios pedagógicos. Corporación Universidad de la Costa.

CLARA INÉS OLIVERA BROCHADO: Estudiante En Especialización, Estudios pedagógicos. Corporación Universidad de la Costa.

Reinaldo Rico Ballesteros. Docente Diseño de Investigación.

Mayo 6/2022

Vistas 143