El Arte de Leer y Escribir: Estrategias Neuroeducativas para Desarrollar la Competencia Lecto - escritora

“La lectura es algo mágico y cotidiano para muchos niños, un pasaje sin límites para embarcarse en aventuras fascinantes y transcender lo cotidiano” Solé,1992 

La adquisición de la lectoescritura es un proceso fundamental en el desarrollo cognitivo y emocional de los individuos, y es en este contexto donde cobra relevancia el aprendizaje. Como señala Shunk (1997), «el aprendizaje se refiere a la manera de cómo se adquieren nuevas acciones o simplemente la modificación de estas ya adquiridas». Desde allí radica la  importancia del aprendizaje como un proceso dinámico y continuo en la vida de las personas. La lectura es una experiencia de autoestimulación por medio de la cual se pueden adquirir conocimientos, a su vez causa un sinfín de sensaciones en quien la práctica, debido a que una buena lectura te conecta con la historia, te inspira a dejar volar tu imaginación y en conjunto con la escritura, se abren las puertas a la creación de historias e ideas propias; “El disfrute por la literatura para niños, inicia en el pre-escolar y primeros grados a través del cuento y la dramatización”, por lo que, la acción de leer es una habilidad que se debe desarrollar desde temprana puesto que es la base para el progreso del lenguaje oral y escrito, por medio de la lectura, una persona puede llegar incluso al autodescubrimiento y su importancia radica en el incremento de la creatividad y la imaginación favoreciendo las habilidades interactivas desde temprana edad.

Se debe destacar que la acción de leer puede caer en la monotonía, por lo que es importante trabajarla desde diferentes estrategias, es en este punto que se encuentra neurociencia como medio para impulsar la motivación desde la parte interna del infante, trabajando con las redes neuronales para estimular aquello que despierta interés o causa un tipo de estímulo interno en el niño  que se entiende como el gran reto de la educación contemporánea, el hecho de trabajar algo de tal manera que el estudiante se conecte, se sienta atraído y que anhele al espacio para realizar dicha acción.

En la intersección entre la neurociencia y la educación, emerge un enfoque innovador para potenciar la competencia lectora y escritora: el arte de leer y escribir con estrategias neuroeducativas. Esta sinergia entre la ciencia del cerebro y las prácticas pedagógicas busca desentrañar los misterios del proceso de aprendizaje, explorando cómo el cerebro humano absorbe, procesa y retiene información textual. Al comprender mejor los mecanismos neurales involucrados en la lectura y la escritura, los educadores pueden diseñar intervenciones más efectivas que se adapten a las necesidades individuales de los estudiantes, fomentando así un desarrollo óptimo de estas habilidades fundamentales.

 Geraldine Sofia Rambao Tamara – Estudiante de V semestre – Licenciatura en Educación Básica

Erick Futo Silva – Coordinador de Área Investigativa

Universidad de la Costa

Vistas 1.356