El devenir de la mujer en Colombia

Introducción

El devenir de la mujer en Colombia es una temática compleja, que involucra diversas dimensiones sociales, políticas y culturales. A lo largo de la historia de Colombia, las mujeres han enfrentado diversas formas de discriminación y exclusión, pero también han luchado por sus derechos y han logrado avances significativos en la conquista de su autonomía y empoderamiento. En este artículo, se analizarán las principales tendencias y desafíos que marcan el devenir de la mujer en Colombia, desde una perspectiva filosófica y crítica.

Contexto histórico

Para entender el devenir de la mujer en Colombia, es necesario hacer un recorrido por su historia. Durante la época colonial, las mujeres estaban relegadas al espacio doméstico y a la reproducción, y no tenían acceso a la educación ni a la participación política. Con la independencia, se abrieron algunas posibilidades de inclusión, pero la discriminación y el patriarcado persistieron.

En el siglo XX, surgieron diversos movimientos sociales y políticos que reivindicaron los derechos de las mujeres, y se lograron algunos avances significativos, como la conquista del derecho al voto en 1954 y la inclusión de la igualdad de género en la Constitución de 1991. Sin embargo, la violencia de género, la exclusión laboral y la discriminación persisten en la sociedad colombiana.

Tendencias actuales

En la actualidad, la situación de la mujer en Colombia es compleja y contradictoria. Por un lado, se han logrado algunos avances significativos en la lucha contra la discriminación y la exclusión. Por otro lado, persisten graves desafíos y amenazas, especialmente en el contexto de la violencia armada y el conflicto interno.

En términos políticos, las mujeres han logrado una mayor participación y representación en los espacios de poder, como el Congreso y los gobiernos locales. Sin embargo, aún enfrentan barreras para acceder a los cargos de mayor responsabilidad y decisión, y la violencia política en su contra sigue siendo una realidad preocupante.

 

En el ámbito laboral, las mujeres han conquistado algunos avances en la lucha por la igualdad de oportunidades y salarios. Sin embargo, la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo significativa, y la discriminación en el acceso al empleo y la promoción persiste en algunos sectores.

En el ámbito de la violencia de género, Colombia enfrenta una situación alarmante, con altas tasas de feminicidios, violaciones y agresiones sexuales. Aunque se han implementado políticas y programas para prevenir y sancionar estos delitos, aún persisten graves desafíos en la cultura de la impunidad y la naturalización de la violencia machista.

Desafíos y perspectivas

En este contexto, es necesario identificar algunos de los principales desafíos que enfrenta la mujer en Colombia, desde una perspectiva filosófica y crítica.

En primer lugar, es necesario cuestionar la naturalización del patriarcado y la cultura de la violencia de género, que impregna la sociedad colombiana y perpetúa la discriminación y la exclusión de las mujeres. Es fundamental promover una educación crítica y liberadora, que cuestione los estereotipos de género y fomente la lógica del poder y la dominación.

En segundo lugar, es necesario luchar contra la impunidad y la falta de acceso a la justicia para las mujeres víctimas de violencia de género. Es fundamental implementar políticas y programas que garanticen una respuesta efectiva y oportuna a las denuncias de violencia, y que promuevan una cultura de la no violencia y el respeto a los derechos humanos.

En tercer lugar, es necesario promover políticas de inclusión laboral y económica para las mujeres, que garanticen igualdad de oportunidades y salarios, y que valoren el trabajo doméstico y de cuidado, tradicionalmente asociado con las mujeres.

En cuarto lugar, es necesario fortalecer la participación y representación política de las mujeres, y promover una cultura de la paridad de género en los espacios de poder y decisión. Es fundamental garantizar que las mujeres tengan una voz y una presencia activa en las decisiones que afectan su vida y su bienestar.

 

En quinto lugar, es necesario promover una cultura de la igualdad y el respeto a la diversidad sexual y de género, que reconozca y valore la pluralidad de formas de ser mujer y de vivir la sexualidad y la identidad de género. Es fundamental luchar contra la discriminación y la exclusión de las personas LGBTI, y promover una cultura del respeto y la no discriminación.

En la actualidad, las mujeres en Colombia enfrentan graves desafíos y amenazas, especialmente en el contexto de la violencia de género y el conflicto armado. Es necesario promover políticas y programas que garanticen una respuesta efectiva y oportuna a las denuncias de violencia, que fortalezcan la inclusión laboral y económica de las mujeres, y que promuevan una cultura de la igualdad y el respeto a la diversidad sexual y de género.

Desde una perspectiva filosófica y crítica, es fundamental cuestionar la naturalización del patriarcado y la cultura de la violencia de género, y promover una educación crítica y liberadora, que cuestione los estereotipos de género y fomente la igualdad y el respeto a los derechos humanos. Solo así podremos avanzar hacia una sociedad más justa, igualitaria y libre de violencias.

Autores:

Ana María Miranda Tapias. Docente de la Institución Educativa Departamental de Básica y Media San Antonio Cerro San Antonio Magdalena.

Reinaldo Adolfo Rico Ballesteros. Líder Apropiación Social. Universidad de la Costa.

Vistas 1.272